UN VISTAZO A MI CIUDAD CON OJOS DE TURISTA(IV): JARDINES URBANOS.

Los jardines son a las ciudades como los oasis a los desiertos. Son ese pedacito de naturaleza que nos hace creer que nos hemos alejado, por un momento, de los coches, los ruidos, las prisas… Estar en un jardín urbano es como un kit-kat, como un paréntesis en el caos diario de la gran ciudad.

Y Valencia, aunque no puede presumir de ser una ciudad repleta de jardines, sí que puede hacerlo de tener uno en concreto, el Jardín del Turia, verdaderamente singular, que no existe en otras ciudades.

Todo el cauce del antiguo río Turia, que atravesaba de parte a parte la ciudad, se convirtió en cierto momento en un laaaargo jardín. Pero dejamos para otro día el recorrer todos los tramos de este original jardín ya que da para hablar solo de él en un post entero.

Hoy quiero hablaros de otros jardines urbanos de Valencia, en los que poder perderse de vez en cuando, en concreto de cinco que me gustan, cada uno por un motivo diferente.

1.- EL PARQUE DE CABECERA.

Al principio del Jardín del Turia, que es el jardin que va atravesando Valencia por donde antes pasaba el río Turia, se encuentra el Parque de Cabecera. Está justo a la entrada de la ciudad de Valencia y su mayor protagonismo lo tiene el agua.

Se inauguró en 2004 y en su interior se encuentra el Bioparc, que dicen que es uno de los mejores parques de animales del mundo.

Lo que une los Jardines del Turia con el Parque de Cabecera es la Montaña-Mirador. Desde aquí arriba se tienen unas  bonitas vistas del parque que tiene una vegetación  típicamente mediterránea.

Pero lo mas chulo son los rincones recoletos, las playitas y las cascadas que va haciendo el agua en su recorrido por el parque, hasta llegar al lago, donde desde su embarcadero se puede navegar con canoas o con pedales en forma de cisne.

Es estupendo para pasear, para correr, para ir en bici, para pararte un rato a leer, y si vas con niños para jugar en sus atracciones, una de ellas con forma de barco pirata, o incluso para hacer un picnic. También tiene cafetería y baños  públicos.

Y al ser tan grande la gente se reparte y en muchos momentos parece que estas lejos de la ciudad, aunque al levantar la vistan veas las altas fincas de los barrios que lo rodean.

Este jardín me gusta para salir a correr por los frondosos caminos que van bordeando los canales y oyendo el ruido que hace el agua cuando cae formando cascadas.

2.-EL JARDIN DE LAS HESPÉRIDES

Cerca de las Torres de Quart y al lado del Jardín Botánico se encuentra el Jardín de las Hespérides.

La mitología griega ya nos habla del mítico Jardín de las Hespérides, que era un bello jardín propiedad de la Diosa Hera, colocado en algún escondido lugar, y que tenía un árbol de manzanas de oro que, según cuenta la leyenda, proporcionaba la inmortalidad.

Este jardín estaba cuidado por las Hespérides que eran tres ninfas, hijas del dios Atlas. Pero como Hera no se fiaba de ellas puso de guardián, para custodiar el jardín, a un dragón de cien cabezas que jamás dormía.

La historia sigue pero lo que yo os quiero mostrar es este trocito de Valencia, este jardín urbano pequeñito, inaugurado en el año 2000 y  que recrea la leyenda que os acabo de contar.

Este jardín me gusta para descansar después de haber recorrido algunos monumentos de la parte antigua de la ciudad y para oler el azahar de sus naranjos, como si estuvieras paseando por un trocito de huerta valenciana.

3.-EL PARQUE CENTRAL

Este parque es el último que se ha inaugurado en Valencia. No hace ni un año, en Diciembre de 2018, se abrió al público este parque, pero ya hace muchos años que este proyecto estaba en marcha porque los valencianos nunca han dejado de reivindicar el uso de  este espacio como lugar público. Un espacio que linda con la Estación del Norte y que ocupaban un mar de vías que dividía, y aun divide, en dos la ciudad.

De momento se ha inaugurado la primera fase del Parque, que será mucho más grande en un futuro cuando se soterren las vías del tren.

El Parque Central tiene ámplias praderas

Hay espacios para niños, para perros, para pasear, zona de huerta y parterres, además de estar atravesado por una red de canales que lo recorren.

Lo que más me ha gustado es la rehabilitación de unos preciosos edificios históricos que antiguamente formaban parte de las estructuras ferroviarias, y que fueron construidos por el mismo arquitecto que construyó la Estación de Norte. Por cierto, si vienes a Valencia tienes que visitar esta estación, es preciosa.

Antiguos edificios ferroviarios rehabilitados

Pero seguimos paseando por el Parque Central y vemos que  la pega que tiene es que, al ser tan reciente, los árboles aún son pequeños y no dan mucha sombra. Pero ese es un problema que se arregla simplemente con el paso del tiempo.

Este jardín me gusta por la amplitud de sus espacios y sobretodo me gustan sus edificios rehabilitados.

4.-EL PARQUE DEL OESTE

No podía dejar de hablar de este jardín que ha sido, mientras mi hija fue pequeña, nuestro rincón de esparcimiento casi diario.

Atreviéndose a subir a su «araña gigante» cuando era una niña pequeña, patinando en su pista de patinaje cuando ya fue un poco mayor y con sus rincones donde leer tranquilamente, primero leyéndole yo y luego ya cada una con su libro, no pasaba ni un día en que no fuéramos un ratito al Parque del Oeste.

Rincones donde sentarte tranquilamemte a leer

El parque está presidido por un auténtico avión como homenaje al antiguo Cuartel del Ejercito del Aire que estaba allí mismo, por lo que también se le conoce como el Parque del Avión.

Este Parque está presidido por un auténtico avión.

Se inauguró en abril de 1995 y es un jardín eminentemente urbano, que sirve de esparcimiento a los vecinos de la zona, como yo.

Además del parque para niños y la pista de patinaje, tiene pistas de petanca y mesas de ping- pong, asi como aparatos de gimnasia para mayores, e incluso un laberinto para que los niños jueguen con su imaginación.

Laberinto del Parque del Oeste

Este jardín me gusta porque forma parte de mi historia y me trae muy buenos recuerdos de momentos de ocio familiares.

5.-EL JARDIN DE AYORA

En una barrio alejado del centro de la ciudad se encuentra este pequeño y antiguo jardín con su palacete de 1900 con aires modernistas.

Es el típico ejemplo de un jardín burgés Con toques románticos   y que se ha conservado como entonces, incluidos los bancos de cerámica.

El jardín tiene un aura de misterio y un ambiente fresco, sereno y tranquilo, que invita a sentarse bajo sus frondosos ejemplares de ficus, jacarandas y acacias, árboles centenarios y de gran tamaño,

Este jardín me gusta porque se ha mantenido como era originalmente y cuando estás en su interior te sientes como si te hubieras trasladado a la Valencia de finales del s. XIX.

Y este es mi elección de Jardines de Valencia. ¿Cual es tu preferido? ¿Que jardín te trae recuerdos de tu infancia? ¿En cual has pasado los ratos muertos de tu adolescencia?. Cuéntanoslo.

Si quieres más consejos sobre qué ver en Valencia estos son mis edificios modernos preferidos, y cuando tengas que descansar aquí tienes cafés con encanto para hacerlo.

Y si estás pensando en hacer una escapadita a Valencia no lo dudes, mi ciudad te encantará.

Deja un comentario