SORIA PARA AMANTES DE LA NATURALEZA : La Suiza soriana y la Laguna Negra

Y como no hay dos sin tres aquí llega la tercera parte de nuestro viaje por Soria: Soria para amantes de la naturaleza.

Tanto la Soria literaria como la Soria románica, aunque no exageradamente turísticas, al menos son conocidas, pero hoy vamos a visitar una zona menos conocida. Vamos hacia la zona norte de la provincia, hacia las Tierras Altas, la de las montañas verdes y los pueblos tranquilos, la de los prados extensos y las vacas que dan la excelente mantequilla soriana .

Un lugar por donde piensas que de un momento a otro va a aparecer Heidi corriendo por ahí, por eso, por sus paisajes, se la conoce como la Suiza soriana. ¿ Lo sabías?

Entrada a las ruinas de Numancia

Pues nosotros ponemos rumbo al norte de la provincia y lo primero que nos encontramos, a solo unos 10 kilómetros de Soria capital, cerca del pueblo de Garray, son las ruinas de Numancia. Y, por supuesto, paramos a verlas. Nada mejor para aprender de nuestra historia que ver con nuestros propios ojos cómo vivían nuestros antepasados. ¿No te parece?

Numancia es sinónimo de resistencia, y eso es lo que hizo este pequeño pueblo celtíbero frente a los romanos, soportando un largo asedio, en el que al final prefirieron morir a rendirse a los enemigos.

La visita puede ser guiada o por libre. Si vas por libre, como hicimos nosotros, te dan un código QR para que te descargues en tu teléfono y así puedas tener una explicación de lo que vas viendo. Nosotros compramos las entradas allí mismo, cuando entramos., pero también se pueden comprar online. Aquí te dejo el enlace.

Durante la visita vas siguiendo un itinerario y también hay paneles donde te van explicando lo que vas viendo. El pueblo estaba sobre una colina, un punto estratégico al estar rodeado por diversas sierras, los Picos de Urbión y el Moncayo y bordeado por el río Duero.

Vistas de Numancia

Estamos, además de en un estudiado yacimiento arqueológico, en las ruinas de un poblado celtíbero, bastante grande, que fue destruido en el año 133 a. de C.

En la visita puedes entrar en unas casas que recrean las originales, mostrándote cómo eran las casas celtas de esa época, para que así te puedas imaginar mejor cómo era la vida de sus habitantes.

También hay un trozo de muralla y se puede ver claramente el trazado de las calles que estaban situadas de manera que hicieran de cortavientos del frío viento que corría en lo alto de la colina donde estaba situada la ciudad. Ese frío viento que sufrimos nosotros también, aunque cuando visitamos Numancia era una mañana soleada.

Una visita interesante si te gusta indagar en nuestra historia.

Recreación de las casas de Numancia

Seguimos camino y el paisaje es totalmente diferente del que vimos en el recorrido del día anterior, en el que nos movimos por la meseta castellana. Hoy nos vamos adentrando hacia prados verdes donde pastan tranquilamente enormes vacas, carreteras estrechas y pueblos tranquilos donde solo se oye el ruido de los cencerros y el murmullo del agua de las fuentes. Es la cuna de la mantequilla soriana.

Son los pueblos que componen el valle del Tera y del Razón, los dos ríos que van bordeando los distintos pueblos de esta pequeña Suiza soriana.

Tera, Valdeavellano de Tera, Aldehuela del Rincón, El Royo, Derroñadas … Pueblos rodeados de bucólicos paisajes, lejos de ruidosas carreteras y vislumbrando las montañas de la Sierra Cebollera, ya en La Rioja, y de los Picos de Urbión, hacia donde dirigiremos ahora nuestros pasos.

Pueblos tranquilos y muy cuidados como El Royo

Y después de haber paseado por sus calles tan cuidadas y tan tranquilas, ponemos rumbo hacia montañas más altas, hacia los Picos de Urbión, para llegar a la Laguna Negra, lugar de leyendas e historias tenebrosas. El lugar es precioso.

La Laguna Negra

Esta laguna, de origen glaciar, se encuentra dentro del Parque Natural de la Laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión. Se accede desde el pueblo de Vinuesa por una carretera rodeada de pinares. Se puede llegar en coche casi hasta la laguna, excepto en los meses de verano en los que hay que dejar el coche en un parquing habilitado para ello, y subir a la Laguna Negra andando o en autobús.

La leyenda más extendida es que la laguna no tiene fondo, incluso que se comunica con el lejano mar. Y así lo cuenta Antonio Machado en su libro, la Tierra de Alvargonzález.

Y si en verano el paraje es precioso, en invierno, con todo el camino nevado y la laguna helada, aun parece más estremecedor. Lo he visto en las dos estaciones, verano e invierno, y no sabría decirte cuándo es más bonito.

Después de rodear tranquilamente la laguna y volver hasta el coche por un pequeño camino que atraviesa el bosque, ponemos rumbo a Vinuesa para comer.

Paseo alrededor de la Laguna Negra

Comemos en Vinuesa. Este pueblo, con preciosas vistas al Pantano de la Cuerda del Pozo y rodeado de pinares, es la puerta de entrada a los Picos de Urbión. Recorriendo sus calles  te encuentras, en cada recodo, preciosas vistas para guardar en tu retina.

La vuelta a Soria, donde estamos alojados, la hacemos bordeando el enorme pantano de La Cuerda del Pozo.

Éste es el mapa del recorrido de hoy

Y, a pesar de todo lo que os he explicado que podéis ver si elegís Soria como destino, aun nos quedaría, sin salir de la provincia, recorrer el cañón del Río Lobos con su curiosa ermita de San Bartolomé en medio, conocer los pueblos pinariegos y de la Sierra: Covaleda, Molinos de Duero, Duruelo de la Sierra…, practicar deportes náuticos en la playa Pita del Pantano de la Cuerda del Pozo, conocer Medinaceli con su arco romano de tres puertas o asombrarse con la visita al bello Monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta .

¿Habías pensado que esta pequeña provincia castellana tenía tanto que ver? ¿Te animas a visitarla? Hazlo, no lo pienses mucho, seguro que te encantará.

 

 

2 comentarios en “SORIA PARA AMANTES DE LA NATURALEZA : La Suiza soriana y la Laguna Negra

  1. Muy interesante, has llegado a tiempo con tú publicación, ya mismo estoy preparando el viaje. Gracias.

Deja un comentario