RECETAS VIAJERAS: Tres platos de tres regiones europeas poco conocidas

En esta primera entrega de Recetas Viajeras, recorreremos tres países europeos, Italia, Reino Unido y Francia, introduciéndonos en  algunas de sus regiones menos conocidas y saboreando una  sopa minestrone, un crumbled de salmón y un clafoutis o flognarde de pera.

No me he resistido a la tentación de poneros platos con nombres, podríamos decir, sofisticados. Pero no os asustéis, es solo para que veáis la sencillez que hay detrás de un plato que, simplemente, no tenemos costumbre de hacer porque no está dentro de nuestra cultura.

Así que vamos a conocer distintas zonas de Europa, por cierto, bastante desconocidas, de la mano de una comida, una cena y un postre. ¡Allá vamos!!!.

Para comer nos vamos a la Región de Umbría en la Italia Central, y nuestro plato es SOPA MINESTRONE

Esta sopa es un clásico de la comida italiana. Lleva verduras de temporada, alguna legumbre, generalmente alubias y algo de pasta, como no podía faltar en una receta italiana, mejor si es tipo «codillos».

Es una sopa de campesinos, típica de la Región de Umbria, en la Italia Central, que cada pueblo, e incluso cada familia, hace de manera distinta y con algún secretillo que pasa de generación en generación.

Sopa Minestrone en marcha

Pero veamos cómo es esta zona de Italia, la Umbria, que se extiende rodeando su capital, Perugia, una ciudad rodeada de una  muralla etrusca perfectamente conservada, un tesoro oculto en el centro de Italia. Esta ciudad bañada por el río Tiber, tiene un patrimonio artístico y arquitectónico excepcional  y, al estar situada en lo alto de una colina, también tiene unas vistas espectaculares.

La región de Umbria, la vecina secreta de la Toscana y un poco eclipsada por ella,es famosa por su cocina local, sus vinos y sus encantadores pueblecitos medievales como Asís, lugar de nacimiento de San Francisco de Asis.

La Umbria , cuna de la sopa Minestrone. y vecina de La Toscana

Esta región es el corazón verde de Italia,  una zona estupenda para hacer un recorrido en coche, de manera tranquila y con muchas menos aglomeraciones que por otros lugares de Italia, pero con el mismo encanto de las colinas verdes, los caminos bordeados por cipreses y los pueblos medievales amurallados, tan conocidos de otras regiones italianas.. Ah! Y con el lago más grande de Italia, el lago Trasimeno, y el precioso pueblo de Castiglione del Lago en su orilla.

Bueno, y una vez decidido que en algún momento de nuestra vida futura tenemos que alojarnos a las orillas de ese enorme lago de la Region de Umbria, vamos con la receta:

Así es como yo he hecho la Sopa Minestrone:

1.- Cortamos las verduras y las sofreímos en una cazuela. Yo puse las verduras que tenía: cebolla, zanahoria, pimiento rojo, champiñones, calabacín, patata y tomate.

2.- Salteamos primero un diente de ajo y a continuación la cebolla, cortada pequeñita,unos minutos hasta que está transparente. Luego incorporamos la patata troceada, la zanahoria a rodajas y el pimiento rojo. Dejamos pasar unos minutos y añadimos el calabacín y lo último los champiñones.

3.- Cuando está todo sofrito añadimos el caldo de verduras, que yo compro ya hecho. La cantidad que pongo de caldo es la suficiente para que cubra las verduras. Le echamos sal, pimienta y un poco de nuez moscada y dejamos cocer todo unos 10 minutos

4.- Después añadimos el tomate natural cortado a cuadraditos, las alubias de bote, la pasta y un poco de albahaca.

5.- Removemos y dejamos hervir unos minutos hasta que la pasta esté hecha. Se puede ir añadiendo caldo si vemos que éste se nos consume.

6.- Retiramos y servimos en cuencos, que queda mucho más cool que si lo servimos en un plato ¿No te parece?

Este plato, también puede llevar algo de carne. Yo le puse salchichas a rodajas. Y así quedó.

Las bolitas de brócoli que acompañan a la sopa os las explicaré otro dia.

Para cenar nos vamos a Escocia. ¿Te vienes conmigo a probar el CRUMBLED de SALMÓN?

Tenemos la idea de que en Inglaterra no se come bien, pero eso no es del todo cierto. En concreto, la gastronomía típica de Escocia es todo una delicia, y uno de los platos que mejor cocinan allí es el salmón.

Quizá os suene más el crumbled como un postre, ya que uno de los dulces más típicos de Inglaterra es el crumbled de manzana. Pero ya os he comentado que me gusta buscar recetas con otros ingredientes y encontré ésta, típica de las Islas Shetland, donde sustituyen las manzanas por el salmón.

«Crumbled»quiere decir desmenuzar, desmigajar  y este plato se llama así porque al final de la receta debes desmenuzar por encima una especie de pasta de galletas. Ahora os lo explico.

Lo que quiero deciros primero es que cualquier  lugar de Escocia es mágico, y podéis comprobarlo en los posts de la isla de Skye y en el de la Escocia escondida, pero en esta ocasión quiero que conozcáis las Islas Shetland.

Islas Shetland

Estas islas, conocidas también como las Islas Exteriores, son un grupo de más de cien islas que están en el Atlántico Norte, entre Gran Bretaña y  Noruega, a tan solo 500 Km. del Circulo Polar, y por donde se pesca el salmón.

Son unas de las muchas islas que tiene Escocia y cada cual con paisajes más espectaculares.

Lerwick es la capital de las Shetland y podemos llegar hasta allí en ferry desde Aberdeen. Otro de los sitios que no debes perderte si viajas a estas islas es el pueblo de Scallowey. Dicen los que han pasado una noche alojados en este pueblecito, que pasar un fin de semana aquí es como perderse un poco del mundo. Así que aquí tenemos otro de los lugares poco conocidos del Viejo Continente.

Y ahora vamos a por la receta del Crumbled de Salmón

Lo más importante de este plato, y lo que lo hace un poco especial, es la presentación, porque los ingredientes son simplemente pescado, en este caso salmón, y verduras, calabacín y cebolla. Veréis qué fácil es:

1.- Cocinamos los ingredientes por separado. Primero pochamos la cebolla cortada en juliana hasta que la veamos transparente, unos 15 minutos a fuego medio-bajo. La reservamos y en  la misma sartén ponemos el calabacín en rodajas, unos 10 minutos, hasta que esté blandito.

2.- Mientras tanto precalentamos el horno a 200 grados y colocamos en una fuente de horno los lomos de salmón, con un poco de agua y el zumo de 1/2 limón. Añade un poco de sal y pimienta y cocínalo durante unos 10 minutos. Cuando lo saques del horno separa el salmón en capas.

2.- Una vez todo cocinado montamos el plato. Vamos poniendo en el centro del plato una capa de calabacín, encima una de cebolla y sobre ella un poco de salmón  y repites toda la operación. Si tienes un aro de emplatar te quedará mejor y si no lo tienes pues lo haces a mano con cuidado, como lo hice yo.

3.- Una vez todo montado le pones por encima el «crumbled». Yo le puse una galletas de avena con frutos secos desmenuzadas, pero puedes picar diversos frutos secos, nueces, almendras… y echárselo por encima.

4.- Si adornas el plato con un chorrito de crema de vinagre balsámico parecerá de un restaurante de lujo. Y ya tenemos nuestro Crumbled de Salmón.

Presentación del crumbled de salmón

Y para tomarnos el postre nos vamos a la Región de Limousin, en Francia, para degustar un CLAFOUTIS O FLOGNARDE DE PERA.

Y del centro de Italia pasamos al centro de Francia. Empezaré diciendo que este plato es una variedad del clafoutis, que es  un postre hecho con fruta fresca y una masa tipo crêpe,  típico de la región de Limousin , cuya capital es Limoges.

Esta región, situada en el centro de Francia, se diferencia de sus vecinas porque tiene altas montañas, parecidas a los Alpes o los Pirineos, por lo que su gastronomía también es diferente de la que hay alrededor..

El Limousin, en el centro de Francia

El Limousin es una de las regiones menos conocidas de Francia, a pesar de que su capital, Limoges, es la cuna de la porcelana. Es una zona tranquila, agradable, donde prima la naturaleza y la buena gastronomía y con unas cuantas ciudades y pueblos a descubrir. Estamos en la Francia profunda.

Limoges, en concreto, es una verdadera ciudad-jardin, y otros de los pueblos que deberiamos recorrer son Collonges-la-Rouge, con sus casas de color rojo, Turenne, con sus palacetes del s.XV y XVI, o Curemonte, donde se pueden visitr sus tres castillos. Y un lugar bastante pintoresco es Segur-le-Chateau, donde poder degustar un buen foie-gras y unas castañas, o Saint Robert donde aun se conservan tiendas de la Edad Media.

Una zona perfecta para valorar las sencillas cosas de la vida, sin más pretensiones.

Tengo que deciros que el postre auténtico de esta zona es el clafoutis que se hace con cerezas, porque es la fruta que más abunda por el Limousin, pero, como ya os comenté que yo, a veces, cambio algún ingrediente, mi clafoutis, en esta ocasión ha sido de pera, ya que es la fruta que tenía por casa.

Cuando el clafoutis se hace con otra fruta que no sea cereza o se hace salado, que también se puede hacer, en ese caso no se llama clafoutis sino flognarde.

Mi flognarde de pera y pasas

Y eso es lo que yo hice, una flognarde de pera y pasas. Os dejo la receta.

1.- Precalentamos el horno a 200 grados.

2.- Batimos en un bol dos huevos con 125ml. de leche, 125 ml. de nata líquida y 140 gr. de azúcar.

3.- Cuando está todo bien mezclado le añadimos 80 gr. de harina, removiéndolo hasta que esté todo bien mezclado.

4.- Cortas una pera en láminas finas y las colocas cubriendo el fondo del molde, si puede ser redondo y bajo. Viertes encima la mezcla anterior y le echas unas cuantas pasas por encima.

5.- Introduces el molde en el horno y lo dejas cocer unos 25 minutos, hasta que al pinchar con la punta de un cuchillo éste salga limpio. Retirar y dejar enfriar… y ya puedes saborearlo.

Y , pruebes o no pruebes a hacer las recetas, al menos ya conoces algo más de la región de Umbría, el Limousin y las Islas Shetland,  tres zonas bastante desconocidas de Europa.

Y aunque no podemos visitarlas en vivo  yo, al menos, he disfrutado mucho descubriéndolas e indagando en el origen de estas recetas.

Y ya me contaras que tal te han salido estos platos tan sencillos, pero de nombre tan sofisticado. Y ahora … ¡A cocinar!!!

 

 

 

 

3 comentarios en “RECETAS VIAJERAS: Tres platos de tres regiones europeas poco conocidas

  1. Menuda pintaza de platos y de destinos. Cuántas ganas de volver a conocer nuevos lugares ❤️ Hasta entonces, comeremos!!

    1. Ya solo buscando información de esos lugares he podido viajar con mi imaginación, pensando en cómo sería visitar esos nuevos destinos, que no conozco. Y como muy bien dices, hasta entonces…comeremos!!!.

  2. Madre mía que buena pinta tienen todos los platos, aprovechare estos días de confinamiento para hacer alguno. Seguro

    saludos, MJOSEP

Deja un comentario