RECETAS VIAJERAS: Fuera de Valencia también se cocina arroz.

Se dice que en Valencia puedes tomar arroz, sin repetir ni una receta, los 365 días del año. Soy valenciana. Me gusta el arroz. ¿Qué necesidad tengo de comer arroz cuando salgo de Valencia?

Pues no te lo creerás pero también siento curiosidad por saber cómo se cocina el arroz fuera de mi tierra. Y os voy a traer hoy unas recetas, de lugares tan diferentes como Italia, Finlandia y Bilbao, que se alejan del arroz chino, que también me gusta, del arroz a la cubana, tan socorrido cuando no te quieres calentar la cabeza a la hora de comer o de la auténtica paella valenciana, tan típica de mi tierra.

Típica Paella Valenciana

Hoy vamos a ver dos  maneras originales de comer arroz, Arancinis y Karjalanpiirakka o pasteles de Carelia y un postre, Pasteles de Arroz, que solo tiene arroz en el nombre, pero no entre los ingredientes. ¿Que no lo entiendes? Pues sigue leyendo.

Y allá vamos de nuevo, a viajar con el estómago, ya que todavía está complicado hacerlo de otra manera.

Empezamos viajando a una isla italiana, a Sicilia y vamos a probar los ARANCINIS, ya sea como picoteo, como comida o como cena.

Esta receta italiana, concretamente siciliana, nos demuestra que en Italia no solo se cocina pasta. En este caso vamos a cocinar arancinis.

Los arancinis son un plato típico de Sicilia, poco conocido fuera de Italia pero muy apreciado. Allí se toma en cualquier bar o puesto callejero. Son una especie de croquetas de arroz cocido con salsa boloñesa y mozzarella, del tamaño de una naranja pequeña, de ahí su nombre ya que en italiano naranja se dice aranciaarancini es su diminutivo.

Arancini significa pequeña naranja

¿Y qué podemos decir de Sicilia?  Pues que es un destino supercompleto. Puedes escalar un volcán, bañarte en aguas cristalinas, visitar iglesias barrocas, pasear por pueblos medievales muy bien conservados y, por supuesto, comer arancinis, entre otras delicias gastronómicas del lugar.

Aunque no parece una isla muy grande tiene tantas cosas que ver que si no puedes ir muchos días debes centrarte en conocer la parte este o la parte oeste de la isla o una buena opción también es hacer un road trip de este a oeste llegando por un aeropuerto y saliendo por el otro de los dos que tiene Sicilia: Palermo y Catania.

Si te gusta la historia, Sicilia va a ser tu pequeño paraíso. Es tierra conquistada por griegos, fenicios, romanos, árabes, normandos, españoles…

También, y si tienes tiempo, puedes hacer un tour por las Islas Égidas o las Eolias, pero solo Sicilia ya tiene bastante para pasar al menos 15 dias.

Lo que no puedes dejar de hacer en Sicilia es subir al Etna. No todos los días puedes decir que has subido a un volcán.

Si quieres subir hasta arriba del todo puedes coger el teleférico y luego en camiones todoterreno te acercan lo más posible al último cráter al que ya hay que llegar andando. Toda una aventura para subir al volcán activo más grande de Europa cuya última erupción fue el pasado verano.

¿Y que hay de la mafia siciliana, la Cosa Nostra? Si te interesa este tema , el blog Mochileando por el Mundo, tiene un post titulado la (No tan) Breve historia de la mafia en Italia, donde está explicado de una manera clara y concisa , desmontando un poco la idea hollywoodiense que tenemos fuera de Italia sobre lo que es la Mafia.

Pero vamos ya con la receta de los arancinis:

1.-En una cazuela hervimos el arroz con un poco de sal y le añadimos un poco de azafrán para que el arroz tenga un color anaranjado. El arroz debe quedar tierno y un poco pegajoso, tipo risotto. Dejamos enfriar el arroz.

2.-Aparte hacemos una salsa boloñesa con carne picada y tomate frito.

3.- Cortamos la mozzarella en trocitos.

4.- Empezamos a formar los arancinis cogiendo  un poco de arroz y extendiéndolo en la mano como si fuera un cuenco. En ese hueco le pones un poco de salsa boloñesa y un trocito de mozzarella. Con otro puñadito de arroz completas la bola quedando la salsa y la mozzarella dentro de una bola de arroz. La compactamos bien apretando con cuidado con ambas manos.

5.- Cuando tenemos hechas todas las bolas las pasamos por huevo batido y por pan rallado y las freímos en una sarten con aceite muy caliente, dándoles la vuelta para que se doren por igual, pero teniendo cuidado de que no se rompan.

6.- Las ponemos en una fuente con papel absorbente y ya nos podemos comer un pedacito de Sicilia sin salir de nuestra casa.

Arroz, salsa boloñesa y mozarella son los ingredientes de los arancinis más clásicos.

Ahora nos vamos al norte de Europa, concretamente a Carelia, una región de Finlandia de donde son típicas las KARJALANPIIRAKKA o PASTELES DE CARELIA.

Las Karjalanpiirakka o Pasteles de Carelia son unas empanadillas hechas con harina integral y rellenas de arroz.

En el este de Finlandia, haciendo frontera con Rusia, se encuentra la región de Carelia, cuya parte más pequeña está en Finlandia y la más grande en Rusia.

Yo me he decidido por investigar la Carelia finlandesa, dividida en  Carelia del Norte cuya ciudad más importante es  Joensuu, a unos 400Km. de Helsinki desde donde se puede llegar en avión y Carelia del Sur, cuya capital es Lappeenranta. Desde luego es una zona poco turística, con impresionantes paisajes y una naturaleza desbordante.

Una idea para recorrer esta región y sus numerosos Parques Nacionales es hacer la via Karelia, que recorre el este de Finlandia bordeando la frontera con Rusia y atraviesa 8 Parques Nacionales, donde se pueden ver multitud de animales: castores, renos, urogallos, pájaros carpinteros…

No es fácil encontrar alojamientos, porque hay poca oferta, pero buscando he visto algunas cabañas en medio del bosque, con sauna incluida, que son una verdadera gozada. No conozco Finlandia pero parece ser un país tan bonito como frío.

Y en esta pequeña región finlandesa se inventaron los Pasteles de Carelia. La receta más tradicional de estas empanadillas es hacerlas con una masa fina de harina integral, de ahí el color oscuro que tiene la masa, rellena de arroz y por encima una mantequilla de huevo, munavoi, que se hace con mantequilla y huevo duro y que le da un sabor especial.

Este pastel salado es parte de la herencia cultural de Finlandia. Su receta no es complicada pero es laboriosa.

El munovai, o mantequilla de huevo, es el toque original de estos pasteles finlandeses

Y esta es la receta de las Karjalanpiirakka. Esta receta consta de tres partes, la masa, el arroz y la mantequilla de huevo.

Hacemos la masa:

1.- En un bol mezclamos con una espátula de silicona,  100gr. de harina integral, 50 gr. de harina normal, 3 gr. de sal, 80 c.c. de agua y 15 gr. de mantequilla fundida, hasta que se forme una mezcla mas o menos compacta, que seguiremos trabajando con las manos hasta tener una masa firme.

2.- Formamos un cilindro con la masa de unos 5mm. de espesor

3 Cortamos el cilindro en unas 10 porciones mas o menos iguales.

4.- Espolvoreamos la superficie con harina y estiramos los discos con un rodillo hasta lograr unos círculos de un grosor muy fino. Esto es lo que hará que quede crujiente cuando lo horneemos.

Hacemos el relleno de arroz:

1.-En un cazo ponemos 300 gr.de  agua y cuando empiece a hervir ponemos 150 gr.de arroz. Lo tenemos hirviendo  unos 5 minutos. En este tiempo habrá absorbido prácticamente toda el agua.

2.- Añadimos al cazo 50 gr. de mantequilla y un litro de leche y lo dejamos a fuego suave unos 45 minutos. El arroz debe tener una textura suave y espesa.

3.- Una vez listo el arroz lo salamos y lo dejamos enfriar.

Rellenamos y horneamos:

1.- Precalentamos el horno a 250 grados con calor arriba y abajo.

2.- Ponemos encima de la masa, que nos habrá quedado redonda y fina, unas dos cucharadas de arroz, sin llegar a los bordes.

3.- Para dar forma al pastel plegaremos la masa sobre el relleno y comenzaremos a crear ondas desde la mitad hacia los extremos ayudándonos con los dedos.

4.- Cuando tenemos todos los pasteles hechos los metemos en el horno unos 15 minutos hasta que tengan un tono dorado y crujiente.

Para preparar la mantequilla de huevo o munavoi;

Troceamos 4 huevos duros en cuadraditos pequeños y mezclamos con 120 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente. Salpimentamos y colocamos encima de cada uno de las empanadillas.

Y ya tenemos hechos nuestros Pasteles de Carelia. Con estas medidas nos saldrán unas 10 empanadillas. Si quieres hacer menos puedes usar la mitad de todas las medidas.

Típicas empanadillas de arroz finlandesas

Para el postre en esta ocasión nos quedamos en España porque vamos a tomar los típicos PASTELES DE ARROZ de Bilbao.

Poco os diré ahora sobre Bilbao, ya que hice un post específico de esta bonita ciudad y de su importante Museo.

Así que vamos directos a la receta de los Pasteles de Arroz.

Primero de todo explicar que esta receta dulce no lleva arroz por ningún sitio. es decir, estos llamados Pasteles de Arroz, no llevan arroz. Y entonces ¿de donde le viene el nombre?

Una base de hojaldre y una crema son los ingredientes de los Pasteles de Arroz

Estos pastelitos son típicos de Bilbao y puede ser que en principio se hicieran con harina de arroz y de ahí les viene el nombre, que se ha seguido manteniendo a pesar de que ahora se hacen con harina de trigo. Se parecen un poco a los pasteles de Belem que se toman en Portugal.

Pasteles de Arroz en sus moldes

Llevan una base de hojaldre y crema dentro y ahora vamos  a ver cómo hay que preparar este bocadito dulce.

1.- Hacemos la crema con 100 gr. de mantequilla en pomada y 125 gr. de azúcar. Batimos y mezclamos bien y después añadimos  dos huevos y seguimos batiendo. Añadimos los 125 gr. de harina y luego el medio litro de leche poco a poco. Debe quedar una crema homogénea y algo líquida.

2.- Se precalienta el horno a 180 grados.

3.- Estiramos la lámina de hojaldre y la recortamos para que quede del tamaño de los moldes.

4.- Rellenamos los moldes con el hojaldre y los llenamos hasta el borde con la crema.Luego en el horno la crema subirá pero baja cuando la sacamos del horno.

5.- Horneamos unos 25/30 minutos en la rejilla del horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Los primeros diez minutos en la parte de abajo para que se cocine bien el hojaldre y los últimos minutos en la parte central.

6.- Cuando pinchemos y el cuchillo salga limpio estarán en su punto. Los sacamos y dejamos que se enfríen un poco. Están buenos tanto tibios como fríos.

Acompañando un cafe

Bueno pues, después de mostrarte en otro post tres platos de tres regiones europeas poco conocidas, hoy hemos visto tres maneras originales de cocinar el arroz y hemos aprovechado para «viajar» a Sicilia, a Finlandia y a Bilbao.

Ahora espero que te animes a probar las recetas  y ¡buen provecho!.

 

 

 

Deja un comentario