LIBROS VIAJEROS: MISTERIOS EN VALENCIA.

No hace falta irse a Londres o a  Barcelona o a París para encontrarte con detectives peculiares, con misterios de hace siglos o con asesinatos espeluznantes. Hoy nos quedamos en Valencia.

Porque los libros que me gustaría presentarte, de novela negra como ya debes saber que me gustan, ocurren en  Valencia. Y es curioso ver como toda la acción transcurre en lugares que conoces bien y por los que pasas todos los días. Y eso mismo me ha pasado a mí con estas novelas.

Cuando las novelas recrean lugares de tu día a día…

Te voy a enseñar cuatro de estos libros. Unos me han gustado más que otros pero, como sobre gustos no hay nada escrito, yo te doy referencia de los cuatro y tú eliges y decides si te gustan o no.

La ciudad de la memoria de Santiago Álvarez

No solo Phillip Marlow o Sam Spade o Pepe Carvahlo han demostrado ser detectives duros, extravagantes y a la vez tiernos. Mejías también lo es. Este policía convertido en detective privado, mitómano empedernido, es un admirador de Humphrey Bogart al que le gustaría parecerse.

Pero en Valencia, donde tiene su despacho, los casos que se le presentan son bastante anodinos. Bueno, todos no, porque en esta novela, y con el apoyo de su ayudante Berta, intenta solucionar una trama llena de secretos inconfesables, mujeres despampanantes y negocios corruptos. Todo ello rodeado por los paisajes urbanos de la ciudad de Valencia, su centro histórico o sus barrios más modernos.

Y sin movernos de la ciudad nos vemos enredados en persecuciones automovilísticas, tiroteos o peleas familiares.

Y como en toda novela negra que se precie también hay espacio para que conozcamos la parte humana e incluso el lado más tierno de Mejías, nuestro detective autóctono, mientras intenta resolver un caso que ocurre entre la alta burguesía valenciana.

Esta novela , que leí hace algunos años, era la primera de la saga del detective Mejías, que en la actualidad continúa con la novela El jardín de papel, que también ocurre en Valencia y, para más tópico todavía, en tiempo de Fallas. Este nuevo libro de Santiago Álvarez es uno de los que tengo en mi lista, larguísima por cierto, de libros por leer.

La silueta del olvido de Joaquín Camps

La protagonista en este caso es una inspectora de policía, Claudia Carreras, que ha pedido el traslado de Madrid a Valencia para alejarse del lugar donde fue asesinado su pareja, también policía.

A partir de esta vivencia personal vas conociendo la personalidad de esta mujer, que quiere demostrar lo buena policía que es y que se tiene que enfrentar al misterio del extraño secuestro de la hija de un afamado doctor valenciano, en una urbanización de lujo de los alrededores de Valencia.

Pronto va descubriendo que nada es lo que parece y además descubre con extrañeza que sus gustos son muy parecidos a los de la adolescente secuestrada.

Los secuestradores, en vez de contactar con los padres de la joven para pedir el rescate, contactan con Matías, un periodista con un papel bastante protagonista, que está escribiendo un reportaje que, en principio parece no tener nada que ver con el secuestro, pero ya os he dicho antes que, en esta novela, nada es lo que parece.

La silueta del olvido es una novela dura, a veces sórdida, con descripciones crudas, donde los buenos no son totalmente buenos ni los malos completamente malos, donde todos los personajes tienen sus luces y sus sombras.

Novela negra con personajes complicados cuyas acciones suceden en la ciudad de Valencia.

Ésta es, quizás, la novela que menos me ha gustado de las cuatro que os presento hoy, pero debes leerla para poder opinar.

El silencio del pantano de Juanjo Braulio

Quizá te suene este título porque hace poco se hizo una película basada en el libro. Pero no te dejes engañar. Como suele pasar, excepto en poquísimas excepciones, el libro es mucho más interesante que la película. No creo que ésto te extrañe.

El libro me gustó y la película me defraudó, aunque es de esos libros que no te enganchan desde el principio, por lo menos a mi me costó cogerle el punto a la trama, pero luego ya lo leí de un tirón.

A diferencia de las novelas anteriores, en ésta nos pasamos al lado de los «malos» ya que el protagonista de El silencio del pantano no es un detective ni un policía, sino un asesino bastante falto de escrúpulos, que se hace llamar «Mentor»,  y  que comete sus crímenes en Valencia y alrededores.

Paralelamente surgen otras tramas que acompañan al eje principal de la novela: niños robados, corrupción política, trafico de drogas… y todo esto sucede por el Cabañal, por los alrededores del Mercado Central o por el aparcamiento de la Universidad Politécnica, entre otros escenarios de la novela.

Las doce llaves de María Villamayor

Esta última novela, de la que os voy a hablar hoy, es diferente de las anteriores porque, aunque también sucede en Valencia, nos lleva a conocer la historia de la ciudad mientras vamos persiguiendo junto con la protagonista, Sara Ferrer, psicóloga y profesora de yoga y su hermana, los enigmas que tienen que descifrar y que han descubierto en un cuaderno escrito por su padre, muerto hace años en un extraño accidente.

Estas claves les llevarán a buscar Las doce llaves que abrían la muralla cristiana. Y las buscarán por lugares secretos y escondidos de la ciudad de Valencia, para descubrir antiguos secretos de sus antepasados.

Novelas que te hacen ver con otros ojos tu ciudad…

Misterios y leyendas, personajes históricos y lugares emblemáticos de la Valencia medieval y judía se nos van mostrando a lo largo de las cientos de páginas, mientras la vida de la protagonista va evolucionando junto  con sus problemas familiares y sentimentales.

Es un libro de los «gordos», y en mi opinión, decae un poco el interés hacia el final, donde el desenlace parece todo un poco casual. Pero, ya sabes, hay que leerlo para poder opinar.

La trama es del tipo de Kate Morton o de los libros de la «Trilogía de La Ciudad Blanca», en la que los sucesos del presente son secuelas de lo que ocurrió en el pasado y así  vas viajando hacia delante y hacia atrás en el tiempo, entretejiéndose todo en un complejo entramado del que es difícil salir.

La sensación que me dejó este libro, que ya leí hace tiempo, es como si me hubiera dado un  paseo por la historia, la arquitectura, el arte, la gastronomía, las fiestas y las costumbres de mi ciudad. Un verdadero placer.

Lo cierto es que, después de leer Las doce llaves, ya no ves con los mismos ojos el Tribunal de las Aguas o las Torres de Quart, ni andas igual por la calle Caballeros o por la Plaza de la Virgen y eso es curioso que te pase en tu propia ciudad.

Pues hasta aquí cuatro de las novelas negras que suceden en Valencia. Léelas y pasea después por la ciudad mirándola con otros ojos, intentando descubrir los lugares que muestran las distintas novelas. Un poco como ser turista en tu propia ciudad.

Con esta pandemia, el primer viaje que me puedo permitir es hacia el interior de mi misma, y el siguiente a mi propia ciudad. Y eso voy a hacer. El que no se conforma es porque no quiere. Que tengas una buena lectura.

 

 

2 comentarios en “LIBROS VIAJEROS: MISTERIOS EN VALENCIA.

Deja un comentario