charco azul

EXCURSION DE UN DIA: LOS PUENTES COLGANTES Y EL CHARCO AZUL

Hay un pueblo cerca de Valencia, en el corazón de la Serranía, que tiene un castillo medieval, unas pinturas rupestres y unos senderos que van por un Cañón que ha ido hollando el río Turia a su paso.¿Ya has adivinado de que pueblo se trata? Es Chulilla.

Pues sí. En esta ocasión nos vamos a Chulilla. Es una población situada en la provincia de Valencia , en la comarca de Los Serranos y a unos 60 Km. de la capital, por lo que en menos de una hora de camino  ya estas allí.

Vistas de chulilla
Chulilla

Si has madrugado un poco puedes hacer las dos excursiones que te propongo. Si has sido un poco más dormilón puedes hacer cada una en un día distinto. Pero vayas un día o dos  aprovecha para comer en  “El Pozo“, un restaurante estupendo donde probar los productos típicos de la zona, “el sabor de lo tradicional adaptado a nuestros tiempos” como dice su slogan. Nosotros probamos , entre otros platos, la olla churra y los canelones de ciervo. Delicioso!!!

Pero vayamos a las excursiones. La excursión a los Puentes Colgantes, en las Hoces del Río Turia,  no sale exactamente del pueblo. Unos 2 Km. antes de llegar a Chulilla viniendo desde Losa del Obispo (CV-394), a mano derecha, hay una señal que pone: Ecoparque y carretera al Pantano. Cogemos esa carretera y debemos aparcar en la explanada que hay junto al ecoparque.  Un poco a la izquierda del aparcamiento empieza el sendero. Hay un panel indicador que pone “Los Calderones”.

A partir de ahí ya está toda la ruta muy indicada. Vas por un sendero de tierra bajando hacia el río y con unas vistas estupendas.

Camino de los Puentes Colgantes en Chulilla
Camino hacia los Puentes Colgantes

Sigue andando disfrutando de la  excursión hasta que llegues a unas escaleras a tu izquierda que es donde empieza  lo más chulo del recorrido.  Empiezas a adentrarte en las Hoces del Río Turia.

Escalera hacia los puentes colgantes en Chulilla

 

Camino de los Puentes Colgantes
Escalera que baja al primer Puente Colgante

Bajando esas escaleras está el primero de los Puentes Colgantes. Los puentes actuales son bastante nuevos, concretamente de 2013, pero sus inicios vienen de más lejos. La historia de estos puentes  está ligada a la construcción del Embalse de Loriguilla, allá por los años 50. En ese momento muchos de los trabajadores que vinieron de fuera para trabajar en  el Embalse se alojaban en Chulilla y para acortar el trayecto que tenían que recorrer diariamente hasta  el Embalse decidieron construir dos puentes, uno colgante y otro fijo que les servían para cruzar el Cañón del Turia en menos tiempo.

Cañon del rio turia
Vista del Cañón del Turia desde la ruta de los Puentes Colgantes

Pero en Octubre de 1957 hubo una riada, la misma que llegó hasta Valencia, y el caudal del río Turia creció tanto que se llevó los dos puentes.

Y no ha sido hasta 2013 que, para potenciar el turismo de la población, se han vuelto a colocar estos puentes, tal y como estaban en sus inicios, para que aquellos a los que nos gusta andar por la naturaleza podamos repetir ese camino que hacían aquellos trabajadores del Embalse de Loriguilla, que vivían en Chulilla, dos veces cada día.

El primer puente que cruzas y que es realmente colgante mide 21 m. y tiene una altura sobre el río de unos 15m. Desde aquí hay unas escaleras que te bajan hasta el lecho del río que poco después volveremos a cruzar por el segundo puente colgante.

Puentes colgantes en la garganta del Turia
Primer Puente Colgante

Este otro puente, más bien una pasarela fija, tiene  28 metros de longitud  y una altura sobre el río de unos 5 metros. A partir de aquí ya continúa la ruta siempre por la margen  derecha del río.

A lo largo de todo el recorrido, y subiendo por esas paredes verticales, te vas encontrando a gente escalando ya que hay numerosas vías de escalada . Lo bien cierto es que es un lugar perfecto para practicar este deporte.

Nosotros no llegamos al final de la ruta, pero si continuas después de cruzar los dos puentes, puedes llegar al Embalse de Loriguilla.

Si vas con niños y se cansan o vas con poco tiempo y te pasa como a nosotros que no llegas al final de la ruta, ¡no problem!. Cuando vuelvas hacia Valencia desvíate hacia el Embalse y podrás ver adonde habrías llegado de haber podido continuar.

Vistas de la garganta del turia desde el embalse de loriguilla
Vistas del cañón del Turia desde el Embalse de Loriguilla
Embalse de Loriguilla
Embalse de Loriguilla

La otra ruta que se puede hacer desde Chulilla sale del mismo pueblo y te lleva hasta “El Charco Azul”. Ya el nombre es evocador . Suena a lugar tranquilo con aguas transparentes y casi siempre es así. Siempre que no vayas en un domingo o día de fiesta  donde estarás con un montón más de senderistas como tú queriendo sentir en sus propias carnes la misma tranquilidad. ¡Es un riesgo que corres!

Esta ruta es muy sencilla de hacer, por lo que es perfecta para iniciar a los niños en el senderismo. Esta es una de las rutas que aconsejo para conseguir  que a nuestros hijos les guste andar por la naturaleza tanto como a nosotros ya que si los hacemos ir a rutas en las que se cansen o simplemente se aburran los habremos perdido como futuros senderistas y amantes de la naturaleza.

Pero sigamos con la ruta. Desde  la plaza de la Baronía  vamos bajando hacia el paraje natural del Cañón del río Turia por las calles de Santa Bárbara y de las Cuevas. Una vez bajemos hasta el río iremos bordeándolo en sentido contrario a su caudal , cruzándolo en varias ocasiones por pasarelas o simples piedras colocadas estratégicamente, hasta que llegamos al lago que, asombrosamente, es de color azul intenso.

Camino del Charco Azul

Hacia el charco azul en chulilla
Camino del Charco Azul

En las fotos podéis ver la abundancia de vegetación del camino y las enormes paredes que nos esperan al fondo. El río tiene unas aguas muy tranquilas con playitas donde poder parar a descansar e incluso meter los pies en época de calor.

El charco azul

Una vez llegas al lago, en su lado derecho,  hay una pasarela colgada de la roca  que da la impresión de ser poco segura, aunque aún nos atrevimos a   andar algunos metros por ella. Es una lastima que no esté en mejores condiciones  porque poder estar andando por encima del lago colgados de las  enormes paredes de este cañón es una experiencia única.

Pasarela en el Charco Azul
El Charco Azul

Pues ya sabéis, cerca de Valencia podéis visitar el pueblo de Chulilla, con sus casitas al abrigo de su castillo medieval, podéis comer la olla churra  y hacer excursiones por el Cañón del Turia. ¿Que mas se puede pedir para salir de la rutina y explorar nuevos parajes?

Te lo dije y te lo repito: No te quedes en casa, con estas excursiones de un día ya no tienes excusa.

 

 

 

 

Deja un comentario