ELIGIENDO RUMBO AL SUR : CÓRDOBA

Ya sé que Córdoba no es el mejor lugar para visitar en verano, pero así puedes ir preparando una escapada para más adelante, cuando hayamos dejado atrás agosto y las olas de calor que nos han acompañado.

Pero es una ciudad que bien vale una escapada de fin de semana o de puente, porque es apacible, fácil de recorrer y porque tiene la Mezquita, que es un monumento que todos debemos haber visto, al menos, una vez en la vida. Solo por visitar este monumento ya vale la pena el viaje, pero además te voy a contar qué mas cosas puedes ver si te decides por elegir esta bonita ciudad andaluza en tus destinos de viaje.

Calles de Córdoba

1.- LOS PATIOS

Para tener una primera vista de la ciudad deberías darte un paseo por su centro y te irás encontrando con distintos Patios, llenos de flores.

Paseando por Córdoba te iras encontrando rincones como éstos

Estos patios son típicos de Córdoba y, aunque cuando lucen en todo su esplendor es en la primera quincena de mayo que es cuando se celebra el Festival de los Patios Cordobeses,es el resto del año donde mejor se pueden conocer.

Hay acceso a algunos durante todo el año y también puedes visitar el Palacio de Viana en la Plaza de Don Gome, que es un majestuoso palacio que contienen doce magníficos patios o La Casa de las Cabezas, donde además de sus cuatro patios podrás conocer una casa medieval con su estrechísimo corredor de  origen musulmán, llamado de los Siete Infantes de Lara.

Pero solo andando por sus calles ya te vas encontrando con patios a los  que solo podrás echarles una ojeada ya que son privados, pero que te dan una idea de la esencia de las construcciones y de la forma de vida de esta zona de Andalucía.

2.- LOS BAÑOS ÁRABES

Otra visita que se puede hacer en Córdoba es a sus Baños Árabes. Estos baños servían para purificar el cuerpo y limpiar el alma e, incluso ahora, puedes experimentar las bondades de un baño árabe igual que lo hacían los judíos hasta que Alfonso X El Sabio decidió que no podían compartir el espacio con los cristianos.

Y lo puedes hacer en los Baños Árabes de Córdoba o en el Hamman Al-Andalus, que han recreado los antiguos baños pero con todas las modernidades de hoy en día, para que salgas de allí como nuevo. Date un capricho y déjate envolver con los aceites y las fragancias  de estos Baños.

3.- LA JUDERÍA Y LA SINAGOGA

Córdoba tiene una Judería muy bien conservada. Callejuelas estrechas que forman un laberinto medieval cuyos límites son la Puerta de Almodovar, la Mezquita Catedral y el Palacio Episcopal. Este Barrio Judío es Patrimonio de la Humanidad desde 1994.

Aquí no podemos dejar de hablar de Maimónides, un judío sefardí nacido en Córdoba que fue médico, filosofo y astrónomo y cuya estatua está en la plaza Tiberiades.

Estatua de Maimónides en la Judería

También en este barrio de la Judería está la Sinagoga, la única existente en Andalucía y de las mejores conservadas de toda España.

En España solo se conservan tres sinagogas anteriores a la expulsión de los judíos en 1492: Santa María la Blanca y la Sinagoga del Tránsito, ambas en Toledo, y la Sinagoga de Córdoba, porque tenemos que saber que los judios, desde la época romana, gozaban de libertad de culto e incluso durante la etapa musulmana convivieron en paz con otras culturas y utilizaban la sinagoga como lugar de oración y de enseñanza. ¡Aun tenemos mucho que aprender de las antiguas culturas!

Pero a finales del  siglo XV, cuando los judíos fueron expulsados de España, las sinagogas fueron destruidas excepto tres, dos en Toledo y ésta de Córdoba.

La entrada es gratuita para los ciudadanos de la Unión Europea.

4.- EL PUENTE ROMANO

Otra imagen por la que se reconoce a Córdoba es su Puente Romano. Este puente fue, durante 20 siglos, el único puente de Córdoba que cruzaba el Guadalquivir, hasta que a mitad del s. XX se construyó el de San Rafael. ¡Imaginaos lo sólidos y robustos que construyeron los romanos estos puentes de piedra!

Puente Romano de Córdoba

Está formado por 16 arcos y se ha utilizado para grabar algunas escenas de la quinta temporada de Juego de Tronos.

Da gusto al atardecer sentarse en los jardines que hay a espaldas de la Mezquita y simplemente observar el paso de la gente de un lado al otro del puente.

5.- EL ALCÁZAR DE LOS REYES CRISTIANOS

Menos ostentoso que los Reales Alcázares de Sevilla, que se merecen un post entero, pero siempre es interesante pasear por unos jardines tan bonitos y bien cuidados y por unos edificios donde se puede observar la evolución arquitectónica de la ciudad.

Porque en principio fue la Residencia de los Emperadores Romanos, luego el Palacio del Califa morisco, hasta que Córdoba fue conquistada por Fernando III el Santo y se convirtió en la residencia de los Reyes Cristianos, siendo restaurada por Alfonso X el Sabio y llegando a vivir aquí los Reyes Católicos, Isabel y Fernando.

Desde aquí se orquestó la Reconquista, organizando la toma de Granada e incluso los viajes de Cristóbal Colón a América. Cuando finalizó la Reconquista se cedió a la Iglesia que lo usó como sede de la Inquisición, para después ser usada como prisión.

¡Imaginad la de conversaciones que han podido escuchar estos muros a lo largo de los siglos!

Es un edificio rectangular, con cuatro torres defensivas que dan a dos bonitos patios, sobretodo el Mudéjar, llenos de plantas aromáticas, exóticas flores y frondosos árboles.

Hay también una pequeña capilla barroca y en el sótano se encuentran los Baños de inspiración árabe, como no podían faltar. Un ejemplo de la mezcla de culturas que han pasado por esta ciudad.

6.- LA MEZQUITA-CATEDRAL

Poco os tengo que contar de este Monumento, ya que es, junto con la Alhambra de Granada, dos de los más visitados si viajas por Andalucía y hay un montón de páginas donde os pueden dar esta información.

Catedral dentro de la Mezquita

Solo deciros que es la única Mezquita del mundo que comparte culto con una Catedral en el mismo espacio, y la única Catedral que comparte espacio con una Mezquita. Ya solamente por eso vale la pena adentrarse en este edificio tan singular y tan difícil de ver en un país no árabe.

Mi única recomendación: cuando estés dentro déjate llevar, pasea bajo los arcos tan reconocibles, pues seguro que  los habrás visto multitud de veces en fotos y documentales y siente esa atmósfera tan peculiar que tiene de lugar de culto y a la vez pagano.

Lo que más me llamó la atención fue su amplitud, lo grande que es, arcos y más arcos que parece que no se acaban nunca. También es curioso ver cómo cambia la decoración en las cuatro ampliaciones que se fueron haciendo, aunque la que más me gustó a mí es la parte de la Mezquita original, la fundacional de Abderraman I.

Los arcos de la Mezquita fundacional de Abderramán I
Arcos de una de las ampliaciones de la Mezquita

Y cuando crees que lo has visto todo te encuentras, allí mismo, entre los arcos moriscos, una autentica Catedral cristiana de estilo gótico. ¡Alucinante!

Lo bien cierto es que la Mezquita de Córdoba es uno de esos lugares que debes haber visto al menos una vez en la vida.

7.- EL MERCADO VICTORIA

Y lo que también te recomiendo es que comas o cenes en el Mercado Victoria. Éste fue de los primeros mercados gastronómicos, ahora tan de moda, que se abrieron.

Es un mercado lleno de puestos de comida gourmet, que puedes elegir y llevarte luego a tu mesa. Tiene muy buenos platos típicos cordobeses como flamenquines o salmorejo e incluso cocina árabe, para rememorar el lugar en el que estás, en el corazón de Al-Andalus.

Aunque ahora ya hay mercados de este tipo en diversas ciudades, a mí me pareció que éste tiene un encanto especial. Pruébalo y ya me dirás.

8.- EL CRISTO DE LOS FAROLES

Cristo de los Faroles

Verdaderamente no hace falta desplazarte desde el centro de la ciudad para visitar esta placita donde se encuentra el Cristo de los Faroles. Pero yo lo hice como homenaje a mi padre, al que he oído desde niña recitar de cuando en cuando un poema, que no se de donde ha salido (creo que de una canción de Juanito Valderrama) y que dice así:

«Y en la Plaza cordobesa del Cristo de los Faroles,                                                                                                                          una gitana duquesa que tiene los ojos como dos soles                                                                                                                   donde tengo el alma presa.»

Así que allá fuimos para hacernos una foto en la Plaza cordobesa del Cristo de los Faroles, y enseñársela a mi padre.

El paisaje que se quedó en mi retina: Las Ermitas

Pero realmente lo que más me llamó la atención de nuestro viaje a Córdoba fue la visita que hicimos a Las Ermitas.

Fuera del núcleo urbano, a unos 15 Km. de la ciudad, en un pequeño monte a los pies de Sierra Morena, hay un conjunto de trece celdas o ermitas, del s. XVIII, que están regidas por los Carmelitas Descalzos. En su momento vivían los eremitas, esos santos varones que huían de todo contacto con el mundo para estar más cerca de Dios.

Hacia el Balcón del Mundo

El lugar es precioso y desde allí, desde el mirador llamado el Balcón del Mundo y que preside una impresionante escultura del Sagrado Corazón de Jesús, se ven una bellas vistas de Córdoba y de la Vega del Guadalquivir.

Córdoba desde el Mirador de las Ermitas

Un lugar de esos que no salen en las guías turísticas pero que son los que luego se quedan en tu retina.

Y desde aquí mismo, sentada en la Silla del Obispo, una silla tallada en piedra que mandó construir uno de los obispos de Córdoba para disfrutar de las maravillosas vistas, y con Córdoba a mis pies, me despedí de esta señorial ciudad del sur.

Sentada en la Silla del Obispo

Seguro que si eliges Córdoba como destino, siempre que no sea en verano, te gustará tanto como me gustó a mí.

 

 

 

2 comentarios en “ELIGIENDO RUMBO AL SUR : CÓRDOBA

Deja un comentario