En San Martín de Elines

ELIGIENDO POR UNA FOTO : EL VALLE DE CABUÉRNIGA

Una foto en una revista. Eso me llevó a elegir mi viaje a Cantabria un verano. Concretamente al Valle de Cabuérniga.

Soy una lectora compulsiva y leo todo cuanto cae en mis manos y , no sé cómo, en mis manos cayó una revista de Hola Viajes. Viendo los destinos, uno por provincia española, mis ojos se quedaron enganchados en una foto: un valle infinito, con distintas tonalidades de verde, y un pueblito rodeado de montañas, y me dije : «Ahí tengo yo que ir».

Y así es cómo decidí que ese verano vería, con mis propios ojos, ese paisaje que me había impactado en una fotografía.

Esta imagen la quería ver yo con mis propios ojos…

El paisaje que guardé en mi retina: Las Ermitas rupestres de Valderredible

Dos de los pueblos más bonitos del Valle de Cabuérniga son Bárcena Mayor y Carmona . En este último está la Venta de Carmona que nos gustó tanto cuando la vimos que en otro viaje volvimos a esta zona sólo para hospedarnos en ella (ya os lo contaré). Pero en este viaje nos hospedamos en Reinosa y ,después de ver el Nacimiento del Ebro, (que nace en Reinosa tal y como nos habían enseñado en el colegio), fuimos a la oficina de Información y Turismo para que nos enseñaran  qué otras cosas cercanas podíamos ver, y aquí hicimos unos de los descubrimientos que más marcados se me han quedado, por lo original y por lo inesperado, ya que no habíamos oído hablar de ellas: me refiero a las Ermitas Rupestres de Valderredible.

Ermita rupestre de Cadalso

El valle de Valderredible está al sur de Cantabria, donde ésta se une a Palencia y a Burgos. Hay una carretera que recorre el valle y que saliendo de cerca de Aguilar de Campoo, (exactamente en Quintanilla de las Torres), acaba en Orbaneja del Castillo, ya en la provincia de Burgos.

A lo largo de esta carretera fuimos parando y viendo las diversas Ermitas Rupestres: Santa María de Valverde, Campo de Ebro, Cadalso y Arroyuelos.

Si quieres verlas por dentro tienes que pedir la llave: en unos pueblos a una señora, en otros en una tienda, o en el Ayuntamiento, pero no es problema, el primer lugareño que te encuentres te dirá adónde tienes que acudir para que te enseñen la Ermita.

Ermita rupestre de Arroyuelos

Realmente este es un destino perfecto si buscas estar en un ambiente rural. Sensación que también conseguimos cuando visitamos Tierra de Cameros en la Rioja, o Los Oscos en Asturias. Destinos rurales que, para unos urbanitas como nosotros nos hacen vivir unos días respirando aire puro y sintiendo una tranquilidad que difícilmente se puede sentir en una gran ciudad.

Y si en cualquiera de esos destinos quieres sentir una experiencia totalmente rural  busca el alojamiento en casasrurales.net. Seguro que entre todas las opciones que tiene esta página encuentras ese alojamiento que hará que tu viaje tenga ese «puntito» especial.

Bueno, y si viajas con niños aqui te dejo algunas recomendaciones.

Este viaje lo hicimos hace ya algunos años y la  máquina de fotos que teníamos entonces no era como las de ahora, aún se tenia que llevar el carrete a revelar. ¡Parece que hayan pasado mil años, ya casi ni nos acordamos de lo que era no poder ver las fotos hasta algunos días o semanas después de haberlas hecho!, por lo que las fotos que puedo poner de estas Ermitas Rupestres son de poca calidad y no representan ni un poquito la sensación subjetiva de estar allí, pensando cómo vivirían los ermitaños del siglo VIII que utilizaron las cavidades que iba horadando el río Ebro en esta roca arenisca, para construir sus lugares para orar, todas con sus campanarios surgiendo desde el suelo.

Pocas cosas son tan simples y a la vez tan bellas.

 

 

Colegiata de San Martín de Elines

Al final de esta ruta te encuentras con la Colegiata de San Martin de Elines. Este es ya un templo románico, con una torre circular y rodeada de un prado enorme donde los dos niños con los que íbamos (mi hija y el hijo de los amigos con los que viajábamos), rodaron y rodaron pasándoselo genial . Que conste que los adultos no lo hicimos por vergüenza porque la verdad es que daban muchas ganas de hacerlo.

Prados en los que rodar y rodar…

Para volver por un lugar distinto al que habíamos ido, al final del valle, y después de pasar por Orbaneja del Castillo, cogimos  la nacional 623 dirección Santander y justo antes de empezar la subida al puerto del Escudo nos desviamos para visitar el Balneario de Corconte.

Si tenéis ocasión, parad y tomaros un café en su cafetería, es como si hubierais vuelto al siglo XIX, te parece que te puedes encontrar con el fantasma del Doctor Marañón recorriendo los pasillos con sus grandes bigotes, (de hecho habían recetas del Doctor Marañón enmarcadas en las paredes).

Y soñando con ermitaños,  señoras elegantes de hace varios siglos tomando los baños, y médicos con grandes bigotes  nos dormimos este día .

Deja un comentario