En el pico de los Tres Mares

COMO SALIR CON NIÑOS DE EXCURSIÓN Y NO MORIR EN EL INTENTO

Aprovechando que ya casi estamos en agosto, el mes de vacaciones por excelencia, aquí os dejo un regalito: Unos consejos para hacer excursiones con niños y unas rutas para poder hacer en familia y pasar un día que todos recordareis con alegría.

Mi intención es que consigáis disfrutar todos juntos de las excursiones y que a los niños se les meta en el cuerpo el virus de la curiosidad.

Que podáis pasar un día en la naturaleza sin volver a casa con agujetas por haber llevado al niño en brazos o sobre los hombros, sin que casi os haya dado un infarto al ver como se acercaba peligrosamente al borde del precipicio o sin haber tenido que ir cargados con todo lo que el niño se ha empeñado en llevar y al final has acabado cargándolo tú.

¿A que sabéis de qué hablo? Haz de tus hijos unas personas curiosas y serán unos futuros viajeros. Y debemos empezar con rutas cortas y con unos consejos que, como todos los consejos, son fáciles de decir y difíciles de hacer. Pero intentadlo, nadie dijo que educar fuera una tarea fácil.

Hay que educar con el ejemplo…

1.- Como todo en esta vida debes educar con el ejemplo.

Sí se acostumbran desde pequeños a veros organizando rutas de senderismo, preparando una mochila o eligiendo la ropa adecuada para la excursión que vais a hacer, querrán imitaros. Y les encantará cuando los llevéis con vosotros programando una ruta de acuerdo a la edad del niño.

2.- Déjale que se prepare su propia mochila

Y enséñale a poner dentro solo lo imprescindible para  la excursión, porque todo lo que pones de más le pesará y se cansará antes. Si lleva juguetes, consolas , tablets, etc… hay que dejarlos en el coche y no ir cargados con ellos todo el camino.

Aprovechando que queda poco para que lleguen los Reyes Magos, bien Melchor, Gaspar o Baltasar le podrían regalar algo para hacer excursiones: una mochila, un pantalón de aventurero como el de papa, una brújula, una gorra, una caja para guardar los tesoros recogidos, una libreta para escribir o hacer dibujos sobre  las excursiones… El niño estará esperando que realiceis una excursión para poder estrenarlo.

Por la senda del oso en Cantabria
Recorriendo la Senda del Oso en bicicleta
Una excursión es toda una aventura

 

3.- Aprovecha todos los elementos que nos brinda la Naturaleza para jugar.

Recoge hojas de distintos árboles. Mira con una brújula dónde está el norte. Con trocitos de madera ponlos en el río a ver cual llega más lejos. Juega a acertar en el tronco de un árbol con una piedra.  Y vive como un reto el cruzar un río por unas piedras o subir por un sendero pedregoso. Todo para el niño puede ser una aventura si para nosotros también lo es.

 

 

4.- Prepara la excursión los días anteriores . Lee cuentos de escaladores si vas a ir a la montaña, o mira una película de piratas si vas a ir al mar, o de caballeros y princesas si vas a un pueblo con castillo. Puedes darles pistas para que así adivinen dónde va a ser la excursión o que te vayan haciendo preguntas a las que tú solo podrás contestar si o no. Elige los juegos dependiendo de la edad. Lo importante es ir creando expectación. Que tengan ganas de que llegue el día.

Libros infantiles

5.- Y cuando vuelvas a casa guarda los recuerdos de ese día, las hojas que has recogido para buscar de qué árboles son, que hagan un dibujo que les recuerde la excursión o inventa un cuento con las cosas que os han pasado poniéndolos a ellos de protagonistas y escríbelo. Ni te imaginas lo agradables que serán esos recuerdos cuando tus hijos se hagan mayores, para ti y para ellos.

En cuanto a las rutas todas deben tener algo que les fomente la imaginación: un castillo, una cueva, un puente colgante, un pueblo abandonado, tener que cruzar un río. No es tan difícil. Seguro que a vosotros se os ocurren muchas más rutas que podéis compartir conmigo.

Pueblo sumergido en el pantano de Mediano
En el Pantano de Mediano (Huesca), con el pueblo sumergido
En el pico de los Tres Mares
Dejando los datos para la posteridad en el “Pico de los Tres Mares” (Cantabria)

Yo os propongo estas cinco:

1.-La ruta del agua  en  Chelva – Camino fácil, llano, al lado de un río. Puedes llegar hasta “La Playeta”, un lago rodeado de montañas y con pequeñas cascadas.

2.-El charco azul  en Chulilla – Camino con escaleras. Se cruza el río por piedras y pasarelas de manera muy sencilla, llegando al final hasta un bonito lago.

3.-El Monasterio de Portaceli  en  Serra – Camino un poco  empinado pero ancho, sin ningún peligro . Se puede llegar a la entrada  del Monasterio donde aún quedan algunos cartujos, monjes cuya regla les prohíbe hablar ¡Imaginad las historias que pueden ocurrir aquí!  El camino, en no mucho rato, te lleva a la “Font del Marge”. Puede ser un buen recorrido: del Monasterio hasta la fuente.

4.La Dehesa del Saler en Valencia.- Caminos hechos con traviesas de madera, que van por dentro de un bosque de pinos. Llegas hasta las dunas y detrás está la playa y el mar.

5.- El Puntal del Llops en Olocau.Camino moderadamente empinado, sin ningún peligro y cuando llegas arriba están las ruinas de un poblado íbero y unas vistas estupendas de la Sierra Calderona, de Valencia y del mar.

Refrescandonos al final del camino

 

Lo importante al final es que el niño  acabe la ruta cansado pero contento, habiendo llevado su propia mochila y orgulloso de haber conseguido el reto: subir al castillo, llegar al lago, a la fuente o adonde os habíais propuesto llegar.

Vosotros conocéis a vuestros hijos, sabéis lo que les motiva y lo que les aburre, su fortaleza física, etc… Debéis elegir la ruta teniendo todo eso en cuenta y si vais con niños de distintas edades debéis adaptaros al más pequeño, o al que se cansa antes.

Tened en cuenta que si tienen una mala experiencia  ( ha sido una ruta demasiado larga o se han aburrido ) los habremos perdido para la causa.

 

¿Qué habrá detrás de la valla? Así se crean niños curiosos, futuros viajeros.

Y os lo digo por experiencia,  compartir esas excursiones con tus hijos enseñándoles a respetar y a admirar la naturaleza y disfrutando en ella  son uno de los mejores recuerdos y una de las mejores enseñanzas que les podéis dejar.

Así que ahora basta ya de teoría y a poner los consejos en práctica. ¿A qué excursiones has llevado a tus hijos? ¿Cual ha sido tu experiencia?

Deja un comentario