ELIGIENDO POR UN MUSEO: BILBAO

No entiendo mucho de  arquitectura pero si sé qué edificios me gustan más o menos, y el Museo Guggenheim de Bilbao era un edificio que quería ver, así que  aprovechando unos días libres por la festividad  del Día de la Comunidad Valenciana, cogimos el coche y pusimos rumbo al Norte.

Bilbao nos recibió lloviendo, como debe ser. Habíamos ido preparados con paraguas y chubasqueros. Dimos una vuelta por el casco antiguo. Cenamos unas tapas y nos preparamos para ir al día siguiente a ver el objetivo de nuestro viaje: El Guggenheim.

Bilbao lloviendo

El paisaje que se quedó en mi retina: el Museo Guggenheim

El Museo se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Se ve desde todas partes. Es tan vanguardista, tan espectacular, a mí me encantó. Es como una obra escultórica que guarda en su interior otras obras.

Museo Guggenheim en Bilbao
Puppy

 

Pero no todas las obras de arte  están en el interior. En los alrededores del museo se puede ver la escultura de Puppy, el perro hecho con  flores que es  la mascota de la pinacoteca del Guggenheim y que  está construido con una estructura de acero recubierta por una enorme variedad de flores, y un sistema interno de irrigación, a Maman, la araña gigante de casi 9 metros de altura y que su creador, Bourgeois,  presenta como un homenaje a su madre, que era tejedora, o Los Tulipanes, un enorme ramo de tulipanes   de colores dejado con delicadeza en la terraza del Museo por algún cíclope gigantesco.

Los Tulipanes
Puente de la Salve

Después de visitar el Museo, si puedes, sube  al Monte  Artxanda  con el funicular, porque es una  manera original de ver la ciudad desde otra perspectiva. Y al ver Bilbao desde lo alto, enseguida divisas el Gughenheim, junto a su puente de color rojo.

Este puente, el de la Salve, no es nuevo. De hecho se llama así porque cuando los marineros entraban por la ría hacia Bilbao era el primer punto desde donde se veía la Virgen de Begoña y entonaban su Salve.  Lo que es nuevo, de finales del 2006, es la obra “Arcos rojos”de un autor francés que ganó el concurso promovido por el Guggenheim para conmemorar el décimo aniversario del Museo.

El Guggenheim visto desde el Monte Artxanda

Me gusta la arquitectura contemporánea y vanguardista, sigo los proyectos de Frank Gehry y de Norman Foster, mis arquitectos favoritos, pero aunque nunca se os haya pasado por la cabeza el ser “fan ” de un arquitecto, y aunque sea solo por curiosidad o por aumentar un poco esa “culturilla general” que no está mal tener, os animo a que busquéis otras obras de este arquitecto. Algunas de las que mas me gustan a mí son :  La Casa Danzante en Praga, el hotel Marques de Riscal, en la localidad de Elciego en La Rioja Alavesa, el Centro de Investigación Lou Ruvo Brain  que se está construyendo en Las Vegas, el Museo de la Biodiversidad en Panamá y muchos más, a cual más atrevido  y original, porque la corriente arquitectónica que Frank Gehry sigue es el deconstructivismo que se caracteriza por la sensación de un caos controlado. Y realmente es así. ¡Algún día me gustaría poder verlas con mis propios ojos!

Esculturas gigantes de Serra

Dentro del Museo lo que más nos gustó fueron las esculturas gigantes de acero del artista norteamericano Richard Serra. Esta obra llamada “La materia del tiempo”, es una de las colecciones permanentes del Museo por lo que podrás verla siempre que vayas.

Y de una obra de arte vanguardista fuimos a ver otra obra de arte, esta de  ingeniería, pero con más de 100 años de historia: el Puente Colgante de Vizcaya, que es el Puente- Transbordador más antiguo del mundo. Une la ría de Bilbao entre Portugalete y Getxo, y allí fuimos a verlo usando una de las dos líneas de metro que tiene Bilbao.

Para cruzarlo se puede hacer andando por la parte superior o en la barquilla inferior donde también se transportan los coches. Nosotros fuimos de una manera  y volvimos de otra, por aquello de no dejar nada sin probar.

Puente Colgante de Vizcaya en Portugalete

 

Cruzando el Puente de Vizcaya en Portugalete

Las vistas desde lo alto del puente son espectaculares, la pasarela está a 50m. de altura, y además así se puede ver la estructura desde “dentro”. Este proyecto de ingeniería data de 1888, siendo el puente-transbordador más antiguo del mundo. En la Guerra Civil fue destruido y se reconstruyó en 1941.

 

Barquilla del Puente Bizcaia

Está declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Después de cruzar el puente paseamos  un rato por el Puerto Viejo de Algorta, que es un barrio de Getxo donde te parece estar en una pequeña villa de pescadores y donde se combinan las casas de marineros junto a un montón de bares. En uno de ellos degustamos unos pintxos espectaculares mirando el  Mar Cantábrico.

Pintxos en un bar de Getxo

Igual que a la llegada, Bilbao nos despidió lloviendo, como debe ser. En el camino hacia casa, a unos 35Km. de Bilbao, quisimos pasar por San Juan de Gaztelugatxe, que es una ermita situada en lo alto de un islote y  unida a tierra por un puente de piedra. El puente se convierte en una estrecha escalera que va en zigzag hasta llegar a la Ermita.

Ermita de San Juan de Gaztelugatxe

Como estaba lloviendo bastante no pudimos llegar a la Ermita pero en  la carretera hay un mirador desde donde se ven una vistas preciosas del islote.

En el momento en que nosotros fuimos no era un sitio excesivamente conocido, mas bien uno de esos parajes muy apreciados por la gente del lugar pero no muy conocidos  por los turistas, que realmente son los sitios que más me gusta a mí visitar, pero en la actualidad y debido a la serie “Juego de Tronos”, ahora es un lugar de culto para los miles de seguidores de la serie ya que en la séptima temporada es “Rocadragon, la fortaleza ancestral de la Casa Targaryen donde nació  Daenerys en medio de la impresionante tormenta que le dio nombre”. Bueno, seguramente ésto a muchos os suene a chino pero los que seguís la serie sabéis lo importante que es.

Puerto de Mundaka

Nuestra siguiente parada es en Mundaka. Un pueblecito pesquero, pequeño y tranquilo, donde varias  veces al año se juntan miles de surfistas “buscando la ola”. Porque Mundaka presume con orgullo de su ola izquierda, ya que está considerada como la mejor ola de Europa en esta categoría, y por eso  atrae cada año a numerosos surfistas y visitantes de todo el mundo. Esa “Ola”, comparable a las de Hawai, Tahiti, Australia etc… puede llegar a alcanzar los 4 metros de altura y los 400 metros de largo. Dicen los expertos que su forma de tubo hace que los  surfistas puedan contemplar desde su interior toda la costa y ésto  le da un valor añadido respecto a las olas de otros lugares. Me pareció curioso.

Playa de Mundaka

Que conste que nosotros estuvimos también esperando la ola, pero ese día no llegó. ¡Lastima!

Plaza Mayor de Vitoria

Nuestra última parada fue Vitoria. Una ciudad que no conocíamos y en la que pese a tener casi todos sus monumentos en periodo de restauración, (fijaos si hace años que la Catedral está en obras que se puede hacer una visita  llamada “abierto por obras”), nos cautivó con su Plaza Mayor y su plaza de la Virgen Blanca. También pudimos ver a Ken Follett , bueno a su estatua, que está observando la Catedral, una Catedral en la que se inspiró para escribir el libro “Un mundo sin fin”que es  la continuación de “Los pilares de la  tierra”. Así , haciéndole un rato de compañía, le devolvíamos  el favor por la cantidad de veces que él nos ha hecho compañía a nosotros con sus libros. ¡Los he leído todos!

Estatua de Ken Follett frente a la Catedral de Vitoria

Decimos  adiós al Norte, con su chirimiri, sus pintxos, su mar Cantábrico , y volvemos al Este, al sol, al Mediterráneo …y a comer paella los domingos. Cada lugar  tiene su encanto.

Deja un comentario